domingo, 24 de noviembre de 2013

Un cóctel de otoño.


Hace unos viernes me instalé en un cómodo y moderno autobús Alsa Premium, dispuesto a arribar a la capital del Reino. Tenía una cita muy especial, deseada y altamente estimulante. Nada menos que los Pink Martini.



Pink Martini (esa pequeña orquesta como les gusta definirse) originarios de Oregon, llevan desde 1994 regalando el panorama musical con una mixtura de jazz ligero, swing, boleros, bossas, chanson française, Broadway...Pink Martini pergeñado, creado por obra y gracia de Thomas Laudarle y China Forbes.


Laudarle, pianista compositor y arreglista, China Forbes cantante prodigiosa y compositora, se rodearon desde ese 1994 de un grupo casi estable de metales, percusión, cuerda...el resultado fue una deliciosa irrupción con el álbum debut Sympathique, la canción que daba nombre al disco. Sympathique es una canción en francés, levemente inspirada en un poema de Baudelaire, compuesta con tal gracia y encanto por Laudarle y Forbes, que hay quien sigue pensando que es una pieza original, nada menos que de Edith Piaf.

Ahí está el enorme poder de atracción de los Martini. Son capaces de realizar covers, versiones fabulosas de grandes estándars (Amado mío, Anna, Brasil, Mas que nada), a la vez de creaciones originales, la citada y mítica Sympathique, Hey Eugene, Una notte a Napoli, Hang on little Tomato...todo ello con una producción impecable, (tienen su propio sello Heinz Records), arreglos limpios, elegantes y una alegría que envuelve todos sus discos. 
                                  
En 2011 China Forbes tiene que abandonar temporalmente la actividad musical por problemas de salud...así que Thomas Laudarle y la propia Forbes  deben convocar un reemplazo de garantías... y así fue como Storm Large, una rubia que marea, voz potente y una chispa fuera de lo común, fue la elegida. Storm, iniciada en el mundo del rock y una de las grandes animadoras del concurso Supernova, una Operación Triunfo americana, se adaptó como un guante a la pequeña orquesta. De tal modo, que una vez recuperada China, la escultural rubia continúa en el grupo. Forbes sigue componiendo, produciendo y llevando la voz solista en toda la gira americana, con Storm como artista invitada y para las actuaciones europeas, Large se las tiene que apañar sola (y de forma notable, of course).



El 20 de Octubre era el día de autos, el día de Pink Martini en Madrid. Y el que les escribe ya tenía su cuartel general, como tiene costumbre, en un confortable hotel del centro, entre Preciados y Gran Vía...sitio perfecto para perderse en La casa del libro, el Fnac, visitar sombrererías en la Plaza Mayor, o tomar una suculenta fabada recorriendo unos pocos metros hasta Casa Parrondo. El lugar del evento era La Riviera, una sala de fiestas muy conocida, pero a la que nunca había acudido y que es sitio común de actuaciones en vivo. Mi prevención era que al contrario de Barcelona, donde los Pink actuaban dos días después en el Palau de la Música, La Riviera, decían, no destacaba por su acústica...tampoco había patio de butacas, así que tendría que disfrutar del show de pie, como en mis años mozos. Recordaba que el último concierto de esa guisa sería en 1995, cuando acudí a la llamada de Los Rodríguez en el campo de fútbol Escribano Castilla de Motril, acompañado nada menos que de Pepe Cahiers...

Pero al llegar a la Riviera, y observar que había una muy buen afluencia  pero sin agobios...pues me coloqué a escasos metros del escenario, dispuesto a verlo todo muy cerquita...de ese modo cuando a las nueve en punto aparecieron todos los chicos de la orquesta con Thomas al frente (en total once músicos), y la escultural Storm entonando aquello de...  




Amado mio
love me forever
and let forever begin tonight

Amado mio
when we're together
i'm in a dream world
of sweet delight


...pues ya me percaté que estar de pie a cinco metros del escenario era todo un acierto, y una maravilla que ni sospechaba. 
Storm y la banda desgranaron durante hora y media todos los antiguos éxitos, desde el Eugene, Anna, Sympathique, y por supuesto las nuevas canciones de su recién estrenado álbum, Get Happy, donde visitan de nuevo estándars, se detienen en la música turca e incluso ofrecen delicias japonesas. Coronado con un fin de fiesta espectacular, el Brasil de Ary Barroso (sí, Ary Barroso, el mismo periodista desconsolado que narraba estupefacto el desastre de Maracaná). 
Imposible decirles si había buena acústica o no. A mí me sonó todo de maravilla mientras cantaba, bailaba, hacía alguna foto, filmaba un poco...veía a esos escaso metros disfrutar, actuar con entusiasmo y profesionalidad a esos músicos portentosos.


Al terminar el show, y llevado de mi carácter inquieto, me dirigí rumbo a los camerinos, para ver que ambiente había por ahí...quedé maravillado... la misma profesionalidad, la misma alegría que los Pink Martini derrocharon en el escenario, la tenían para atender a decenas de seguidores que les pedían autógrafos, hacerse fotos...me detuve con Storm, atenta, solícita  simpatíquisima...fotos, saludos... ¡y agradecimiento siempre, mi querida Storm!

Y ya camino del confortable hotel, mientras el taxi embocaba la Gran Vía madrileña, animada, aún en domingo y más de medianoche, pensaba como el nombre de ese último disco de los Pink Martini, no dejaba de hacerles verdadero honor: Get happy.






13 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Qué gran artículo sobre ese concierto que debió ser inolvidable. Me gustan mucho los Pink Martini. Tiene un sonido estupendo, que nunca pasará de moda. Aciertan siempre en los arreglos y el sonido es limpio, fresco. Me gusta mucho cómo describes tu visita a Madrid, una ciudad a la que siempre es agradable volver y sentirse como en casa. Y además, coincidiendo con el señor Cahiers...¡casi nada! Me ha gustado mucho este post Tirador. Un abrazo.

La novia era yo. dijo...

We love Storm Large...como dijo Pía Tedesco..."me encanta esa perraca", yo de mayor ya sabeis que quiero ser bataclana, por eso Storm es una inspiración permanente para mi.
Delicioso artículo Tirador, como siempre, no espere tanto tiempo para escribir su próximo post, ya sabemos que su vida es intensa y acalorada pero sus fans necesitamos este tipo de emociones...

PEPE CAHIERS dijo...

¡Hombre usted por estos mundos de la blogosfera!. Supongo que habrá vencido esa pereza o calambre metacarpiano. Puesto que ha regresado, espero verle más a menudo por los blogs amigos. Recuerdo aquel concierto de "Los Rodríguez" y como mirando aquel pedregal, que no albero, me preguntaba qué sentirían los jugadores del Motril y adversarios cada vez que hincaban sus rodillas sobre tan agresiva superficie. Este grupo tiene muy buena pinta, muy orquestal como a mí me gusta. Aprovecho la ocasión para avisarle si podemos quedar el viernes para nuestra anual sartená de huevos con patatas y jamón. Ya hablaremos.

maslama dijo...

¡me ha encantado el vídeo que dejaste! apuesto a que el concierto estivo fenomenal :))

besos,

maslama dijo...

estuvo, sorry

El Tirador Solitario dijo...

Muchas gracias, Marcos, la verdad es que fue un concierto memorable, algp digno de ver y disfrutar...y Madrid es una ciudad vistosísima, por infinidad de razones... Un abrazo, amigo!

Storm, amiga novia, es un portento, en el escenario, y fuera de él! :)
Un abrazo!

Ese concierto de Los Rodríguez fue muy bueno Sr. Cahiers, tenían un directo muy notable...y fíjese, pocos años después, el Motril ya tenía un prado verde en su estadio...¡gracias a Dios!

Fenomenal estuvo, querida maslama, como le he comentado a Marcos, todo un suceso!
Besos, amiga.

Clementine dijo...

Bueno, pues que ya estoy aquí...

¡Hola, Tirador, cuántos lustros! Desde luego no has perdido el don de transmitir tu entusiasmo por estos eventos que te regalas. Qué bien vives y qué buena vida te das... No conocía a este grupo que nos presentas aquí pero me has convencido y los buscaré, los buscaré.

Madrid será siempre Madrid... ¿Visitar sombrererías?

¡Un abrazo, Tirador, que me alegra verte de nuevo por aquí, hombre!

¿Puedo ir yo también a la sartená del viernes?

El Tirador Solitario dijo...

¡Hola, Clementine, un placer verte en esta reentrée!
Ya verás como te gustan los Pink Martini, seguro que te va ese estilo...y claro, amiga, uno tiene costumbre de renovar sus sombreros y gorras cada temporada...en La Favorita, sita en Plaza Mayor, adquirí un precioso sombrero de ala corta, gris oscuro, modelo tirolés...ideal para el frio y la lluvia.
Y usted siempre sería bien recibida al calor de buenos manjares, faltaría más!

Un abrazo.

Clementine dijo...

Ya, ya, ya... Pues habría que ver tu colección de gorras y sombreros.

¿No tendrás el de Indiana Jones?

El Tirador Solitario dijo...

Pues mira, Clemntine, yo tengo más gorras que sombreros, y éstos últimos suelen ser de ala corta, no creo que el de Indiana me favoreciera en demasía...al contrario del que adquirí este verano, un vistosísimo modelo panamá, y que ya te anuncio será protagonista de una entrada muy divertida, espero!!

Clementine dijo...

Me encanta esa modestia de la que siempre haces gala... jajajajaja...
Pues el de Indiana es precioso (al sombrero me refiero ahora) y qué más da si no te favorece en demasía... ¿y lo que ibas a ligar por relación con el actor/personaje?

¡Espero, espero yo también esa divertida entrada!

Clementine dijo...

Que ya los he buscado, y los he encontrado, de hecho los estoy escuchando ahora... Muy buenos, sí señor, me gustan, me gustan, le alabo a usted el gusto, en esto, en esto...

Y oye, ese tema que tienen llamado "Clementine"... ¿es por mí, es por mí, es por mí? Qué majos, qué detalle...

El Tirador Solitario dijo...

Hola, Clementine!
Me alegra que te gusten los Martini, aunque no tenía dudas, era una apuesta muy segura! Esa canción que dices, Clementine, tiene cierto aire a las que popularizaron los Carpanter en su día...aunque mi favorita con nombre femenino es..Hey Eugene!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...