domingo, 4 de febrero de 2007

El Amanecer de la Magia



Con la emisión regular en el Canal Cuatro del programa de Iker Jiménez, volvía después de mucho tiempo un espacio dedicado a lo paranormal en difusión nacional. Creo que desde La Tabla Redonda, o El mundo por montera, si bien éstos precedentes eran más de corte esotérico o mistérico, o el que tuvo en su momento Félix Gracia en Tele 5.

Cuarto milenio está bien realizado, tiene una esmerada producción e Iker sabe imprimirle ritmo televisivo, pero buena parte de los aficionados a estos temas raros, seguimos teniendo como gran referente, posiblemente insustituible, los grandes programas que realizó el Dr. Jiménez del Oso durante más de treinta años.
Aunque ya existía una notable escuela de investigadores y divulgadores, especialmente ufólogos, encabezada por Antonio Ribera, fue la aparición del psiquiatra madrileño la que popularizó de forma masiva el interés por los fenómenos del llamado realismo fantástico, que a nivel editorial ya gozaban de un notable mercado, desde los extraordinarios ensayos de Pauwels y Bergier, a los fascinantes, pero muy cuestionables, de Von Däniken.
Son los años del mítico Más Allá, espacio de poco más de veinte minutos, y que con sus defectos, ofreció una extraordinaria serie dedicada al fenómeno ovni, en colaboración con un J.J.Benítez pre-Caballo de Troya. El impacto popular del Más Allá fue enorme, debido al increíble gancho que tenía don Fernando, con su expresión adusta, su voz grave y su peculiar físico, en el que destacaban la barba y sus inefables ojeras. Tras más de cinco años de emisión, realizó lo que se considera su gran obra televisiva, La Puerta del Misterio, con extraordinarios reportajes sobre las civilizaciones precolombinas, Nazca, Chavin, Machu Pichu, o chamanes, (episodio donde filmó las ceremonias mágicas de aquel pintoresco personaje llamado El Tuno), para volver una vez más a los ovnis, donde pilotos y controladores aéreos daban testimonios de difícil explicación...
El Jiménez del Oso televisivo ocultó en buena medida al escritor y editor; de esa época data un libro poco conocido y hoy descatalogado, El Síndrome Ovni, uno de los mejores ensayos en lengua castellana y en cualquier otra lengua, sobre los no identificados. Su labor televisiva se desplazó a las cadenas autonómicas con más reportajes sobre México Y Perú, en los que se solía acompañar de nuevo con Benítez, que había dejado de ser ya el reportero de años atrás.
Compatibilizando siempre la creación de nuevas revistas, surgió a finales de los años noventa, lo que sería su ultima gran aventura televisiva (considerada incluso por encima de la Puerta del Misterio) la producción que creó para el Canal Nou valenciano, La Otra Realidad y que con un ágil formato de reportaje y debate, logró crear el programa perfecto de estas temáticas, con memorables coloquios en los que intervinieron dos generaciones de investigadores, desde Julio Marvizón, J.J.Benítez o Salvador Freixedo, a los noveles Iker Jímenez, Javier Sierra o Lorenzo Fernández, precedidos de estupendos documentales, que con la voz en off del doctor, valían casi por todo el programa.

De trato afable, buen dibujante y fino sentido del humor, era célebre su afición a dejar al final todos los temas abiertos, no dar nunca ninguna explicación o creencia minimamente definitiva, lo que llegó a convertirse en marca de la casa...
Para los aficionados al misterio, el que vuelvan programas de esa temática, es siempre muy saludable, pero cuando los domingos empieza la hora del Cuarto Milenio, sin saber muy bien porqué, uno no puede dejar de sentir cierta morriña de la sintonía de los espacios de Jiménez del Oso, y entonces, es fácil terminar buscando una antigua cinta de VHS, o alguna edición en DVD, para volver a encontrarse de nuevo con el desaparecido doctor, con los brazos en jarras, en lo más alto del Machu Pichu...

1 comentario:

Joven amor dijo...

Querido Tirador:

Tengo que decir que poco a poco, me gustan más tus artículos. Es cierto que hace realmente mucho que en la televisión, no se puede disfrutar de una forma realmente de calidad de este tipo de programas. No es que menosprecie el programa de cuarto milenio, pero a mi parecer, la forma en que trata los temas es demasiado corta y sesgada. Se echan de menos como tú dices los excelentes programas del Dr. Jiménez del Oso. Rigor y seriedad, dos cualidades que brillan por su ausencia en la televisión actual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...