viernes, 8 de abril de 2011

España en Río (I)

Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945, las competiciones deportivas internacionales fueron retomando paulatinamente la normalidad. La FIFA, con enorme habilidad,  tomó buena nota de los errores del Cómite Olímpico, que apenas tres años después del final de la contienda organizó la XIV Olimpiada en un triste y sombrío Londres de postguerra.

Con muy buen criterio se retrasó la IV Copa del Mundo de Fútbol, Trofeo Jules Rimet a 1950; y se cuidó mucho de elegir la mejor opción para los Campeonatos.Un floreciente y  desarrollista Brasil, enamorado del balompié, con clima paradisíaco y que vivió en paz los terribles años 1939-45 sería el anfitrión, con sedes en Río de Janeiro, Porto Alegre, Curutibia, Recife y Sao Paulo. La guinda a todo ese proyecto era un recinto construido expresamente para ese gran evento. Nada menos que el Estadio de Maracaná, con capacidad para 200.000 espectadores, y que era el símbolo de una nación, pujante y orgullosa, que planeaba llevar sus logros al corazón del Amazonas, en un ensueño llamado Brasilia.

España había armado a lo largo de la década de los años cuarenta una extraordinaria generación de futbolistas, y contaba con mimbres para presentar una escuadra con oficio y ambición.
La Real Federación de Fútbol dictaminó que la dirección del combinado nacional fuera llevada por un tándem, por dos técnicos que se repartieran la tarea de seleccionador y entrenador. El primer elegido fue Guillermo Eizaguirre, el mítico portero del Sevilla, y eterno suplente del Divino Ricardo Zamora en la selección nacional. Aparte de sus indudables logros deportivos, era un hombre muy afecto al régimen, ya que en la Guerra Civil había sido oficial condecorado de la Legión.
A Eizaguirre se le conceden plenos poderes para elegir al entrenador que estimara conveniente, y el sevillano no lo dudó ni un segundo. Benito Díaz era su único candidato. El que fuera gran jugador de la Real Sociedad, y como entrenador un excepcional estratega, amante de los sistemas defensivos italianos, de tal modo que el equipo txuri urdin practicaba un catenacio con tal maestría que era aún más inexpugnable que el del Calcio transalpino.
Lo llamativo de la elección de Eizaguirre es que Benito Díaz, el tío Benito como se le conocía popularmente, había sido combatiente republicano en nuestra guerra, y a su conclusión estuvo años exiliado en Francia.
Pudo volver en 1943, y reanudar su trabajo en la Real Sociedad, pero nadie podía sospechar que Eizaguirre moviera todas sus influencias para que el tío Benito fuera elegido nada menos que entrenador de la selección nacional...

Para llegar a Brasil había que sortear una eliminatoria previa, y como por aquél entonces se primaban los criterios de proximidad geográfica, Portugal resultó ser el primer y único obstáculo a batir.
El dos de Abril de 1950 en un abarrotado Estadio de Chamartín, y con el Caudillo en el palco presidiendo el encuentro, España y Portugal disputaron el partido de ida. 
En apenas catorce minutos el marcador ya reflejaba un 3-0 para los locales, mientras los lusos apenas salían de su área ente el empuje de una delantera de ensueño formada por Basora, Molowny, Zarra, Panizo y Gaínza. El resultado final fue un 5-1 que no ofrecía duda alguna de la superioridad de los nuestros; pero ese sistema eliminatorio tenía trampa, ya que la diferencia de goles era irrelevante. Una semana después había que rendir visita en Lisboa, y en caso de victoria portuguesa, habría encuentro de desempate en Vigo. 

El nueve de Abril de 1950, en un festivo Estadio Nacional de Lisboa, ante 62.000 portugueses y tres mil compatriotas, España debía sellar de forma definitiva su clasificación para los Campeonatos; pero de forma inusitada, un encuentro dominado por 0-1, con gol de Zarra, se complica sobremanera con dos tantos lusos en la segunda parte, que voltean el marcador y forzaban el desempate. En plena zozobra hispana surge la figura enorme del capitán, Agustín Gaínza, que desborda la retaguardia rival y logra el 2-2 a siete minutos del final. Eizaguirre y el tío Benito saltan del banquillo y se abrazan entusiamados, festejando el tanto. ¡Ya había billetes para Río! 

28 comentarios:

Layna dijo...

¡Como se nota que te gusta el fútbol! que bien documentado que estás y el final "¡Ya había billetes para Río!" Totalmente esperanzador.

JLin dijo...

Qué tiempos rodeados de un cieto y mitificado halo de romanticismo futbolero.
Excelente crónica amigo Tirador. De ese mundial lo que me sigue impresionando es Maracaná... 200.000 almas en un mismo recinto en 1950 es incríble.
Un saludo

Clementine dijo...

Buen relato futbolístico, Tirador, cuánto sabes. Mira a Molowny, entonces de jugador...

El Tirador Solitario dijo...

¡Gracias, admirada Layna! mira, sí, el fútbol me encanta, verlo, hablarlo,leerlo, escribirlo...y ya no sé por que orden me gusta más...

Lo de Maracaná es increíble, amigo JLin, aunque entonces en los estadios, en los Fondos y en la General se podía estar de pie, lo cual posibilitaba más el aforo, esas cifras de 200.000 almas es alucinante.

Gracias también, Lady Clementine; y sí, Luis Molowny era un elegante interior diestro, de gran técnica como buen canario. Y como entrenador y secretario técnico un fenómeno. ¿Por cierto, sabías en que película hacía un cameo?

Clementine dijo...

No, ni idea... No me dirás que en la de "Expediente X", ¿verdad?

El Tirador Solitario dijo...

Ja,ja, no Milady, pero si que tiene cierto parecido, cierto aire de Jerry Hardin, (Gargata Profunda, el confidente de Fox Mulder).

No, mira, aparece en Historias de la Radio, haciendo de sí mismo, y siendo entrevistado por Bobby Deglané...

Clementine dijo...

Pues anda que no me he visto yo veces esa película... La próxima me fijo.

natsnoC dijo...

Me uno a los elogios. No soy futbolero, quizás porque el fútbol de hoy tiene exceso de dólares e ídolos prefabricados y falta de al épica y el romanticismo de antaño.

Será que soy otro nostálgico.

PEPE CAHIERS dijo...

Para mí hoy no es un buen día para hablar de fútbol, en Barcelona nos han clavado cuatro chicharitos y el arbitro se ha comido dos penaltis a nuestro favor. Estoy muy, muy cabreado, cual fiera corrupia. La historia muy interesante, como siempre lo han sido las buenas remontadas.

El Capitán Araña dijo...

ya se oyen los rugidos de mordor.... Segunda parte ya!! no podemos esperar. saludos.

El Tirador Solitario dijo...

Razón no le falta, amigo nastonC de la enorme diferencia épica de unos épocas y otras, eso sí, no seré yo quien me queje de nuestra selección actual.

Sr. Cahiers, como dirían los Siniestro Total, "ante todo mucha calma". Si había un partido que se podía perder ese era el de ayer, ante un rival que no tiene opciones de ascender de categoria, por ello fue tan importante la vitoria de hace unos días ante el Cartagena.

Por cierto, no sé si es consciente del choque que se disputa hoy en San mamés, entre dos formas tan dsitintas de entender el fútbol, y por lo tanto la vida...
Si, señor, el gran derby: Athletic Club- Real Madrid...

Tranquila, Capitán Araña, que esa segunda parte está ya muy cerca. Usted prepare más mermelada...

Clementine dijo...

Amigo, pues hoy no te voy a decir eso tan correcto de "y que gane el Athletic"...
Acuérdate, acuérdate de mi carnet de socia, eso se queda clavado en el alma.
¿Ves, qué trágica me sé poner yo también?

Marcos Callau dijo...

Me encanta la psión con la que describes esta crónica futbolística e histórica. Uno de mis sueños incumplidos es visitar el gran estadio de Maracaná. Esa selección prometía, en efecto. Abrazos.

El Tirador Solitario dijo...

Por supuesto, mi querida amiga, yo respeto sus colores, y por supuesto que gané el mejor, y hoy espero que los leones sean los mejores...
(Por cierto, usted borda el dramatismo, ya lo sospechaba).

Gracias, Marcos, y no te pierdas las siguientes entregas, que esto acaba de empezar...

PEPE CAHIERS dijo...

Queridos Clementine y Tirador, creo que ese partido es puro trámite, por lo menos para un Madrid con bandera blanca en la liga, y nunca mejor dicho.

Clementine dijo...

¿Y eso qué quiere decir, Cahiers? Yo es que en esto del fútbol estoy menos puesta de lo que parece. Me atrae mucho más el mundo de la zoología, dónde va a parar.
Explica, explica...

El Tirador Solitario dijo...

En casi cien años de historia nunca se han jugado partidos de trámite en la Catedral, Sr. Cahiers...

Clementine dijo...

Anda, Tirador, que te metes por medio de mi pregunta a Cahiers y encima no me contestas tú, que seguro que sabes la respuesta...
Y oye, ¿tú por qué eres del Athletic, para despistar?

El Tirador Solitario dijo...

Ja,ja, mire amiga Clementine; ante todo reconocer la victoria de su equipo, que esta tarde ha sido superior a mi Athletic, muy desafortunado en defensa.

Mi afición por el Athletic Club, arranca de cuando era niño; y ya expliqué en un post la génesis de todo eso... (y usted lo leyó en su día, mi querida amiga)

http://elblogdeltiradorsolitario.blogspot.com/2010/12/cuento-de-navidad.html

Clementine dijo...

Ah, bien, bien que haya ganado el Madrid, pero yo no he tenido nada que ver esta vez, que ni siquiera lo he visto...
Sí, ya sé de dónde te viene tu afición de pequeño. Leímelo, y parecióme incluso muy bonito. Creo recordar que fue, además, el primer comentario que te dejé... Qué tiempos.
Pero, a veces, Tirador, uno no es de mayor del mismo equipo que cuando era pequeño. Conozco casos a montones. Tú ya decidiste quedarte con tu Athletic Club, está claro. Pero ¿por qué?

El Tirador Solitario dijo...

Sí, amiga ¡Fue el primer comentario que me dejaste! ¡Es verdad!
Mira, nunca, nunca, me plantee cambiar de equipo, para nada; ser del Athletic era algo que ya formaba parte de mí, y le preguntaba a mi padre por la época de Zarra, por la de Carmelo Cedrún...y ya con 10-12 años buscaba anuarios antiguos para saber de la época histórica del Athletic...y ahí me quedé para siempre, tan ricamente...

PEPE CAHIERS dijo...

Creo que la respuestas ya llega tarde, pero lo que quería decir, estimada Clementine, es que la liga está sentenciada, por lo que el Madrid no creo que dispute los partidos con la misma tensión que hace un par de jornadas. Lo de la Catedral y los partidos de trámite queda muy bonito, pero haberlos haylos, salvo que el Ath. sea una especie de suprahumanidad del fútbol místico. Perdón por este último comentario, aún no se si he recuperado mi buen tono y no quisiera precipitar mi particular sarcasmo. Comprenda que estoy en periodo de rehabilitación.

El Tirador Solitario dijo...

Sr. Cahiers, simplemente le repito aquella famosa cita en la que el diario L´Équipe definía al Athletic Club: "Un caso único en el fútbol mundial".

Y en cuanto a La Catedral, sólo los que alguna vez hemos estado acogidos en ese recinto sagrado, podemos saber hasta que punto se trata de algo inefable, casi una epifanía...

Clementine dijo...

Se agradece la explicación, Cahiers, nunca es tarde. Y tú puedes hablar en el tono que quieras, faltaría más.

El Tirador Solitario dijo...

Hasta donde yo sé, el Sr. Cahiers nunca ha tenido la menor traba para su libertad de expresión en esta casa, así que no termino de entender ese discurso entre lo plañidero y lo victimista...

PEPE CAHIERS dijo...

Lo sabe usted perfectamente,Tirador, y así se lo indiqué aquel día que quedamos para comer y estuvo usted a punto de comerse hasta al camarero. Respecto a toda esa pompa y boato de la Catedral, pues que quiere que le diga, si le llevo a usted escuhando desde los ochenta... Gracias por sus palablas, Clementine, como siempre, es usted muy amable.

El Tirador Solitario dijo...

No creo que ese día que refiere fuera de las mayores fiestas gastronómicas que hayamos tenido, tampoco exagere usted...

Mr. Dupin dijo...

Me emociono al pensar en Maracaná hecho un silencio y la final del 50' donde le ganamos 1-0 a Brasil que ya tenia la fiesta hecha.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...