sábado, 6 de octubre de 2012

La música del alirón

Hace días, durante el descanso de un apasionante Sevilla-F.C. Barcelona, esa estupenda periodista deportiva que es Mónica Marchante (nada que ver con lo que suele aparecer en otros programas que están en la mente de todos) entrevistaba al vicepresidente del equipo local, que se deshacía en loas, proclamando la belleza del himno de su equipo, la famosa composición del Arrebato, para concluir que sin duda era el mejor himno deportivo de Europa y del mundo (supongo que mundial). 
Independientemente de la magnitud de la hipérbole, tan andaluza, tan sevillana, tan barroca...pues en ese momento, como aficionado viejo del Athletic, me revolví en mi sofá, y pensé en el himno de los rojiblancos vizcaínos...y sobre todo en el compositor del mismo, en el maestro que lo pergeñó, el gran Carmelo Bernaola.

 
Bernaola pertenecía a la llamada generación del 51, la misma de Luis de Pablo y Cristóbal Halffter, que abrazaron la vanguardia, ofreciendo un espectáculo delicioso de músicas complejas, atonales, aleatorias, dodecafónicas...un ejemplo perfecto de esas músicas tan inquietantes es esta celebérrima sintonía que compuso en 1976...

 

Pues bien, Bernaola era además un fiel seguidor del Athletic de Bilbao, y por ello a nadie extrañó que en 1981, la directiva del club le encargara la composición del himno del equipo, ya que aunque existían dos piezas oficiosas, de 1913 y de 1950, no había un modelo claro, identificativo, como los conocidos del Real Madrid, Atlético o Barcelona.
Don Carmelo tomó como primer referente el estribillo del Alirón, que era nada menos que un cuplé que hizo furor en España en lo primeros años del pasado siglo, y cuya letra original era así:

En Madrid está de moda
la canción del Alirón
y no hay nadie en los Madriles
que no sepa esta canción,
pues las niñas ya no entregan
a un galán su corazón
si no sabe enamorarlas
entonando el Alirón.
Alirón, pon, pon.
Alirón, pon, pon.

Si se fijan, exactamente lo mismo que cantaba Guadalupe Muñoz Sampedro en Historias de la radio, para celebrar alborozada el éxito de Alberto Romea (alias Pichirri), en aquel inolvidable concurso...pues bien, cuando la famosa cupletista Teresita Zazá actuó en Bilbao, y entonaba esa pieza maestra de su repertorio...quedó admirada, ya que el público del Salón Vizcaya, la rectificaba, entonando al unísono las líneas finales, por las (desde ese mismo momento) ya legendarias...
¡¡Alirón, alirón, el Athletic es campeón!!  

Bernaola añade al cuplé un pasacalles del maestro  Feliciano Beobide, originario de 1928, y que enseguida nos retrotrae a fiesta, charangas, cuadrillas...tan similares a la Tudela de mis mayores, y por supuesto no podía faltar el txistu y el tamboril...el resultado fue espectacular...impetuoso, homérico, que diría Barry Fitzgerald en El hombre tranquilo.

El Athletic ya tenía himno, y no un himno cualquiera, sino la composición perfecta, que entroncaba con la afición, con el pueblo, con su historia...hundiendo sus raíces en un cuplé de 1913, que tenía los mejores arreglos imaginables...y que además sonaba de maravilla...¡no me digan que no!



12 comentarios:

miquel zueras dijo...

Sí que suena bien pero es que a mí me hace recordat esa estupenda película que fue "Historias de la radio", una excelente película coral al estilo de las comedias italianas. Saludos. Borgo.

natsnoC dijo...

Pues sonar intuyo que suena bien, pero tengo que reconocerle, amigo Tirador, que el audio de ese video no es demasiado bueno, y junto a los penosos altavoces en los que lo he oido, estoy convencido que me he perdido toda la grandeza.

Pero por otro lado un himno deportivo, igual que un himno regional, es difícil valorarlo desde el punto de vista exclusivamente musical, así que me va a perdonar si no demuestro excesivo entusiasmo.

PEPE CAHIERS dijo...

A mi me ocurre igual que al amigo natsnoC, que privado del sentimiento particular de cada uno, los hinmnos de los equipos de fútbol son ciertamente rancios, acartonados y, en algunos casos apolillados. Fíjese que ni el de mi propio equipo me producía especial emoción. Por cierto, el sonido del video es infernal.

Clementine dijo...

Anda, mira quién ha vuelto, y ahora no me refiero a natsnoC...

Hola, Miquel, natsnoC, Cahiers... qué trío más guay.

Bueno, ya estoy contigo, Tirador. A mí sí me gustan algunos himnos deportivos, incluso me puedo llegar a emocionar al escucharlos, ya sean del Athletic o del Osasuna que lo mismo me da el equipo para que me llegue o no su música.
Éste es bonito pero, claro, estamos hablando del señor Bernaola, de lo mejorcito que tenemos aquí. No tenía ni idea de que era suya la sintonía de La clave, siempre me ha parecido buenísima pero nunca me ha dado por indagar de quién era.
Estupendísima entrada, Tirador, me ha encantado leerla.

El Tirador Solitario dijo...

Hola, Miquel! Historias de la radio es una de mis películas favoritas, con unas historias cruzadas estupendas, un reparto inigualable, y con una de las mejores escenas del cine de todos los tiempos..."¡Fui yo, Anselmo Oñate, Pichirri, en 1915.. y de penalty!"

No cabe duda, amigo natsnoC, que en cualquier himno, la carga emotiva es fundamental, y por ello subjetiva...pero claro, si el himno de tu país lo ha compuesto Haydn...pues claro, eso ayuda mucho!!

No se crea, Sr. Cahiers, el mundo de los himnos deportivos ha evolucionado mucho...así Joaquín Sabina compuso el del centenario del Atlético de Madrid, "Cacahué" aquel tan divertido y rockero del Deportivo de La Coruña, y los ya citados Arrebato el del Sevilla...

Bernaola merecería una o decenas de entradas, Clementine. Lo recuerdo en entrevistas como alguien simpatiquísimo y ocurrente, y es que tenía una personalidad arrolladora...capaz de intercalar sus complejas y sofisticadas composiciones cultas, con canciones tan populares como "El cochecito leré"...trabajó mucho para el cine, consiguiendo un Goya por el filme "Pasodoble"...y suya es también la banda sonora de Verano azul...todo un personaje, y un genio de nuestra música.

Y por cierto, leyendo los comentarios de natsnoC y Cahiers, he sido consciente que mi PC tiene unos altavoces de categoría...¡y es que el himno se escucha de forma más que notable! ;-)

Clementine dijo...

A Carmelo Bernaola le tengo yo ya invitado a mi pantalla, Tirador, le considero como uno de nuestros imprescindibles, es muy grande.

La Novia era yo. dijo...

El Señor Cahiers como siempre tan soso...jajajaja. Genial la entrada Tirador y el audio es muy bueno y la composición más buena todavía. Me encanta sus referencias a "Historias de la radio" que es una de mis pelis favoritas... Muchos besos a todos.

El Tirador Solitario dijo...

Pues permaneceré atento a tu pantalla, Clementine que la cosa promete...
¡Un beso!

Es que el Sr. Cahiers, amiga Novia, ha tenido que reparar recientemente su portátil, y no sabemos como irá su audio...lo que no hay duda es que el himno del Athletic es estupendo...al igual que Historias de la radio!!.
¡Otro beso!

maslama dijo...

bueno, supongo que esto de los himnos es como las canciones que tatarean las madres en la infancia, no depende de la calidad de la partitura o de la interpretación.. en general no me suelen entusiasmar los aleluyas de ningún tipo, pero vamos que entiendo y respeto la emoción de los hinchas..

besos,

Marcos Callau dijo...

Muy curiosa la historia del himno del Athletic. No sabía que había nacido así. Por si acaso y debido a que estamso en horas bajas por el robo que sufrimos ante el Getafe, te dejaré la letra del himno del Real Zaragoza:

"El Zaragoza va a jugar,
el Zaragoza va a vencer,
el Zaragoza va a luchar
por su afición.

Y los mañicos auparán a
los blanquillos del leòn:
azul y blanco es el color
del campeón.

Aúpa, Zaragoza, arriba
y a vencer,
palmadas al viento
que gritan ganaréis.

La raza en el juego,
nobleza y valor,
bandera y orgullo
de nuestro Aragòn.

La Romareda vibrará
y el cachirulo se alzará
como la afición con once
grandes del balón
y una leyenda
con trofeos al mejor.

La Romareda vibrará
y el cachirulo se alzará
como la afición con once
grandes del balón
y una leyenda
con trofeos al mejor.

A ganar, a ganar,
el Zaragoza ganará"

Un abrazo!

miquel zueras dijo...

Por cierto ¿Sabina no fue el autor del Himno del Centenario? Creo que nunca lo he oído. Saludos. Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

Ya deciá Valdano, Maslama, que el fútbol era un estado de ánimo...y un buen aleluya puede tener su aquél...por cierto el himno de la Champions está inspirado en un himno de Handel...cosa que descubrí el otro día al comprarme un disco del maestro alemán...

Estupenda aportación, Marcos!! Mañana con más tiempo, me paso por youtube y veo como suena esa letra!
Un abrazo.

Sí, Miquel Sabina compuso el himno del Atlético de Madrid, el del centenario...todo impregnado de ese romanticismo perdedor...y odio a los blancos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...